Inclinación y conicidad.

Se define conicidad como la relación que existe entre la diferencia entre dos diámetros de un tronco de cono y su altura (ver norma UNE 1-122). Por su parte, inclinación, se define como la relación que existe entre la diferencia de dos alturas perpendiculares a la base y la distancia entre ellas. Tanto la conicidad como la inclinación se expresan en fracciones de 1. De esta forma se puede definir el cono o el plano inclinado por dos condiciones geométricas y la conicidad o la inclinación respectivamente.

Para definir un elemento troncocónico pueden utilizarse varias magnitudes: la abertura del cono, dada por su ángulo o por su conicidad, el diámetro mayor, el diámetro menos, el diámetro en un plano de referencia dado, que puede estar dentro del elemento cónico o fuera de éste, debiéndose fijar la cota de posición de este plano de referencia, y por último, la longitud del elemento cónico. Se necesitan tres cotas para definir un elemento  troncocónico, salvo en caso de utilizar la sección de referencia, en cuyo caso son precisas cuatro cotas. Si el elemento troncocónico no tiene acoplamiento con ningún otro elemento, es mejor definirlo por sus dos diámetros y su altura.